Se acerca el inicio de la agencia libre en la NFL y eso significa muchas cosas para los Dallas Cowboys. Significa una premura por extender a Dak Prescott, buscar agentes libres y prepararse para un año fuera de lo común. Este año, en vez de que el tope salarial suba, bajará debido a que no hubo estadios repletos de aficionados en la temporada 2020 y por ende, hubo menos ingresos para los equipos.

Aunque no tenemos una cifra oficial para el tope salarial de la NFL en 2021 aún, sabemos que no será menor a 180 millones de dólares. Bajo esta cifra, los Cowboys tienen 19.4 millones de dólares de espacio en el tope salarial. Según Over The Cap, esto los convierte en el equipo #12 con más espacio en la NFL.

¿Pero qué significa todo esto? Vaya, una etiqueta franquicia para Dak Prescott costaría más de 37 millones de dólares. ¿Significa que los Cowboys, que tienen 19.4 millones de espacio no lo pueden etiquetar? ¿Es imposible ir por algún safety en la agencia libre? ¿Tenemos que cortar jugadores? ¿Será este el fin de los Dallas Cowboys?

No, no es el fin del mundo. Respiremos. De nuevo. Otra vez. Exploremos el tema del tope salarial y el impacto que puede tener en los Cowboys este año.

Hay algunos que dicen que el tope salarial es un mito.

No estoy de acuerdo con ellos. Entiendo su punto, sin embargo. El tope salarial no es un mito, simplemente está mal entendido. En realidad, lo que es es un sistema de contabilidad para los equipos de la NFL. Un sistema de contabilidad que impone un límite a cuando pueden pagar los equipos a su nómina por año.

El problema, es que ese límite es bastante… flexible.

Un ejemplo es que el “golpe” que un jugador tiene en el tope salarial no es necesariamente lo que ganará ese año. Por ejemplo, muchos han hablado del golpe al tope salarial que tendrá Ben Roethlisberger para los Steelers en 2021. Actualmente, Big Ben ocupa 41 millones de dólares en el tope salarial, a pesar de que solo recibirá 19 millones de dólares en efectivo.

Los bonos al firmar (signing bonus) sirven de ejemplo para ilustrar la diferencia entre las cifras. Digamos que un jugador firma un contrato por cinco años que incluye un bono al firmar de 50 millones de dólares. Como su nombre lo indica, el jugador recibe los 50 millones al firmar. Es dinero garantizado. Pero esos 50 millones no se contabilizan en el tope salarial en el primer año. En cambio, se reparten a lo largo de los cinco años del contrato (10 por año).

Dallas Cowboys Dak Prescott
Dallas Cowboys QB Dak Prescott, Jerry Jones (Kyle Terada-USA TODAY Sports)

El camino para Cowboys para abrir espacio en el tope salarial…

Aquí es donde entran las “reestructuras” de contrato. Los Dallas Cowboys tienen poco más de 19 millones de dólares disponibles en el tope salarial. Pero pueden abrir espacio de una manera sencilla. Al reestructurar a un jugador, se toma salario del jugador y se convierte en un bono al firmar (garantizado). El jugador firma la reestructura, recibe dinero instantáneamente, y reparte ese dinero en los años restantes de su contrato.

Como es un bono al firmar, el jugador le está abriendo espacio en el tope salarial al equipo y “empujándolo” a años próximos. Muchos lo confunden como un recorte de sueldo, pero en realidad el jugador recibe dinero al reestructurar. En realidad, es bueno para los jugadores.

Claro, hay una consecuencia. El dinero garantizado se convierte en “dinero muerto” si el jugador es cortado. Lo que significa que si el equipo se deshace de un jugador con dinero garantizado, se verá reflejado en el tope salarial aunque no cuenten con él. Por ejemplo, los Eagles tendrán casi $34M en dinero muerto designado a Carson Wentz en 2021 mientras él juega para los Colts.

En cuanto a los Dallas Cowboys, hay muchos jugadores candidatos a reestructuraciones. Usando el simulador de Over The Cap, es posible ver que con reestructuras a DeMarcus Lawrence, Amari Cooper, Zack Martin y La’el Collins los Cowboys pueden abrirse aproximadamente 42 millones de dólares, dándoles de espacio más de 60 millones en el tope salarial en vez de los 19 que tienen disponibles hoy en día.

La cifra puede ser mucho más alta si agregamos a Tyron Smith, Ezekiel Elliott, Anthony Brown, Blake Jarwin o Jaylon Smith a la lista.

Si los Dallas Cowboys no extienden a Dak Prescott, o no van por un agente libre de renombre, no será por no tener espacio en el tope salarial. Hay muchos caminos para manejar el tope salarial. Tantos que la frase “el tope salarial es un mito” se ha popularizado en Twitter.

Imagen destacada vía Robert Deutsch-USA TODAY Sports

https://atozsportsdallas.com/dallas-cowboys-en-espanol-en-verdad-es-un-problema-el-tope-salarial/
Facebook Comments