En la NFL, las expectativas para un equipo comienzan desde marzo. Desde entonces tenemos una idea de como se verá cada equipo incluso previo al NFL Draft. Para los Dallas Cowboys, las cosas lucían muy bien al inicio del año. Mike McCarthy había llegado al equipo como el nuevo head coach y teniendo un roster joven, las cosas lucían muy bien.

Después del NFL Draft, el cual fue calificado por diversos analistas como uno de los mejores en toda la liga, las expectativas se habían alzado aún más. Por lo menos, la ofensiva de los Cowboys sería de elité y el equipo estaría en la contienda.

Pero rumbo a la Semana 8 de la temporada regular, los Dallas Cowboys tienen expectativas completamente distintas. El récord de victorias y derrotas parece ser lo de menos. En la NFC East, todo es posible ya que el líder de la división cuenta solo con tres victorias. Pero más allá del récord, está la realidad del equipo.

En el lado ofensivo, el equipo está plagado de lesiones. Podría enlistar a los jugadores de los que estamos hablando, pero seguramente ya están al tanto. Vaya, se espera que el tercer quarterback del equipo, Ben DiNucci, sea titular este domingo contra los Philadelphia Eagles.

Y del lado defensivo hay lesiones, pero incluso estando sanos sería difícil esperar mejoras drásticas. Jaylon Smith y Leighton Vander Esch no están jugando al nivel que tenían en 2018. Muchos señalan a Mike Nolan como el único culpable, pero los jugadores están fallando en los fundamentos también.

Y ahora, a punto de visitar a Eagles, los Cowboys son underdogs por 10 puntos en las casas de apuesta. A pesar de que hace unas semanas, incluso después de la lesión de Dak Prescott, los Cowboys eran el favorito a ganar la división. Claramente, las expectativas han cambiado.

Dallas Cowboys, Everson Griffen
Dallas Cowboys DE Everson Griffen Matthew Emmons-USA TODAY Sports

Esta semana, los Dallas Cowboys dejaron ir a tres jugadores defensivos que se suponía serían importantes en la temporada 2020. Everson Griffen fue intercambiado por un pick de sexta ronda condicional con los Detroit Lions. Dontari Poe y Daryl Worley fueron recortados del equipo.

Y es que estos no son malos movimientos. Los tres jugadores fueron decepcionantes, incluyendo Poe, quien Jerry Jones acusó de estar sobrepeso y no hacer un esfuerzo por cambiar ese hecho.

Estos movimientos significan más oportunidades para jugadores jovenes como Bradlee Anae, Randy Gregory e incluso Dorance Armstrong. ¿Cuál es el problema?

Que estos movimientos son los que hace un equipo quien está 1) desesperado por un cambio y 2) está pensando en el futuro en vez de en el presente. La esperanza muere al último, sobre todo en la NFC East, pero es difícil imaginar que los Cowboys son contendientes por el título divisional.

Mientras tanto, el resto de la temporada sirve para pensar en que jugadores se quedarán en 2021 y quienes no. Normalmente cuando un Head Coach se apodera de un nuevo equipo, hay muchos cambios en los primeros años de su regimén, ya que parte del trabajo es construir su propio equipo.

Además sirve para evaluar el staff de coaches. Mike McCarthy probablemente sobrevirá al 2020, sobre todo porque es imposible evaluar por completo a un coach en su primer año, y también porque le tocó lidiar con un equipo exageradamente lesionado. ¿Pero qué hay de Mike Nolan, Kellen Moore?

Todas estas parecen ser las próximas preguntas para los Dallas Cowboys. No tienen tanto que ver con un campeonato de Super Bowl como nos gustaría, pero este equipo tiene muchas respuestas que ofrecer durante la segunda mitad de la temporada.

Imagen destacada vía Tim Heitman-USA TODAY Sports

https://atozsportsdallas.com/cowboys-en-espanol-cuales-son-las-expectativas-ahora/
Facebook Comments