Tras llegar a un acuerdo con Dak Prescott esta semana, los Dallas Cowboys pueden continuar con su larga lista de tareas este offseason. Es una lista bastante larga, considerando que los Cowboys tuvieron la peor defensiva en la historia de la franquicia en 2020 y que podrían perder a algunos contribuidores clave como Chidobe Awuzie, Jourdan Lewis, y Xavier Woods.

Es un año fuera de lo común siendo que el tope salarial de la NFL bajó de $190 millones hasta $182.5 en vez de incrementar como llevaba haciéndolo por más de una década. Al extender a Dak Prescott, los Cowboys se aseguraron de reducir el espacio que su contrato ocupará en el tope salarial. En vez de los $37 millones que hubiera ocupado la etiqueta franquicia, el golpe de Prescott al tope en 2021 será de solo $22.2 millones.

Además, tal y como esperábamos, los Dallas Cowboys abrieron espacio en el tope salarial reestructurando a Tyron Smith, La’el Collins, y Zack Martin. Con estos movimientos, consiguieron abrir $17 millones extra para renovar y contratar nuevos jugadores. Vale la pena recalcar que las reestructuras no son recortes de salario, sino adelantos.

Esto deja a los Dallas Cowboys en una mucho mejor posición financiera. Según las cifras de Over The Cap, los Cowboys tienen aproximadamente $19.6 disponibles en el tope salarial rumbo a la temporada 2021.

Los Cowboys pudieron haber abierto agregando a Amari Cooper y a DeMarcus Lawrence a la lista de reestructuras y todavía podrían hacerlo. Pero es fácil asumir que no desean reestructurar a Cooper para mantener abierta la posibilidad de cortarlo en 2022 si así lo desean. De otra manera, cortar al receptor de 26 años sería más costoso más adelante.

Así que ahora que se encargaron del tope salarial…

¿Deberíamos anticipar que los Cowboys busquen ayuda importante en la agencia libre?

Ojalá si lo hagan. Incluso con Marcus Williams, Marcus Maye, y Justin Simmons siendo etiquetados por sus respectivos equipos, hay muchos safeties de calidad disponibles. A pesar de que tenemos fe en Donovan Wilson, los Cowboys necesitan alguien con quien complementarlo en la secundaria.

Jugadores como Anthony Harris y John Johnson II estarán disponibles y a pesar de ser costosos, podrían ser la clave para una mejora drástica en la defensiva. Especialmente en un esquema defensivo de Dan Quinn donde tener a un gran free safety es de suma importancia. Incluso si no buscan a uno de los grandes nombres y optan por ir por un jugador como Malik Hooker, los Cowboys deben abordar la posición de safety antes de que llegue el Draft en abril.

Eso sin mencionar otras posiciones como tackle defensivo, donde los Cowboys podrían volver a contratar a Gerald McCoy o considerar a alguien como Malcolm Brown quien fue recientemente cortado por los New Orleans Saints.

Aunque si hemos aprendido algo de los Cowboys en los últimos años, es que no es fácil que vayan por los mejores agentes libres en el mercado. Estén en lo correcto o no, se han dedicado a enfocarse en el Draft y a extender a su propio talento. Quizás deberíamos esperar contrataciones de menor impacto, o veteranos con experiencia.

Todd Archer de ESPN ha sido claro en redes sociales con su postura de que los Cowboys no estarán buscando agentes libres caros este año. Ahorrar para el próximo año también es algo que los Cowboys podrían tener en mente siendo que Michael Gallup, Leighton Vander Esch, y Randy Gregory están en el último año de sus contratos este 2021.

Por lo menos, los Dallas Cowboys tienen a su quarterback asegurado y flexibilidad para trabajar en 2021 en mejorar la defensiva.

Imagen destacada vía Matthew Emmons-USA TODAY Sports

https://atozsportsdallas.com/cowboys-en-espanol-buscara-dallas-a-un-gran-agente-libre/
Facebook Comments