Dallas Cowboys
Sep 20, 2020; Arlington, Texas, USA; Dallas Cowboys receiver CeeDee Lamb (88) runs with the ball after a reception late in the fourth quarter against the Atlanta Falcons at AT&T Stadium. Mandatory Credit: Matthew Emmons-USA TODAY Sports

Señoras y señores, llegó el fin de semana del Super Bowl LV. Para todos los aficionados de la NFL, uno de los mejores fines de semana del año. Y vaya que este es especial. Kansas City Chiefs contra Tampa Bay Buccaneers. Patrick Mahomes contra Tom Brady. Dos ofensivas dominantes en el partido más importante de la temporada.

Y entre todo esto, hay una lección clara que los Dallas Cowboys pueden aprender. Y no es tan difícil encontrarla.

No estoy hablando de cultura, algo que cualquier equipo necesita para llegar al Super Bowl. Los Cowboys buscarán una drástica mejora en actitud, liderazgo, y más en el segundo año de Mike McCarthy en Dallas. Tampoco habló de los mariscales de campo y la lección que podríamos aprender viendo lo que logró Tom Brady con un equipo que hace una temporada terminó con siete victorias y nueve derrotas.

No, habló de un elemento ofensivo que podría llevar a los Dallas Cowboys al siguiente nivel en ofensiva. Sabemos que con Dak Prescott, Tyron Smith, y La’el Collins de vuelta en 2021, las cosas deberían mejorar para la unidad de Kellen Moore.

Sabemos que durante las primeras cinco semanas de la temporada, los Cowboys promediaban más de 30 puntos por partido y eran una de las más eficientes en la liga a pesar de las entregas de balón.

En gran parte esto se debe al cuerpo de receptores que los Cowboys han construido en los últimos años. Amari Cooper, Michael Gallup, y CeeDee Lamb son una unidad difícil de frenar simultáneamente, y sería atrevido decir que el equipo tiene una necesidad en esta posición. Definitivamente no es una prioridad.

Kansas City Chiefs WR Tyreek Hill (Jay Biggerstaff-USA TODAY Sports)

Pero… al ver a los Chiefs y a los Bucs jugar semana tras semana, queda claro que los Dallas Cowboys no tienen algo que ellos sí. Y estoy hablando de un receptor especialista en velocidad. Joey Ickes resaltó como esto es lo que le hace falta a la ofensiva y no un ala cerrada del calibre de Travis Kelce como muchos pensarían.

Las oportunidades que te puede dar un jugador que pueda correr verticalmente más rápido que cualquier otro jugador en el emparrillado han sido demostradas constantemente por los Chiefs. Tyreek Hill, apodado Cheetah, es el mayor dolor de cabeza para los coordinadores defensivos contrarios.

E incluso cuando los equipos toman la decisión de enfocarse en Hill, su impacto es notable en la actuación de otros jugadores.

Pero aunque Tyreek Hill es el ejemplo más popular, Tampa Bay tiene otro ejemplo del que los Dallas Cowboys pueden aprender. Scotty Miller se ha convertido en una verdadera amenaza en el equipo de Buccaneers.

Miller promedia 15.2 yardas por recepción, y sus cuatro recepciones de touchdown promedian 35 yardas por recepción. Pero aún más sorprendente es que cada que le lanzan el ovoide, Miller está en promedio 15.3 yardas más allá de la línea de golpeo, según Next Gen Stats.

Aunque el enfoque para los Cowboys esta temporada baja debe de estar en la defensiva, la directiva debe considerar fuertemente buscar un receptor con velocidad similar en el Draft de la NFL. Podría ser el complemento perfecto para una ofensiva que de por sí tiene expectativas de ser de las mejores en la liga en 2021.

Imagen destacada vía Matthew Emmons-USA TODAY Sports